robot sexual

La robot sexual que sólo satisfará a quienes sean buenos con ella

Los avances en el campo de la electrónica referida al sexo con cada vez más impresionantes. Puedes echar un ojo por la red y seguro que muchos de los robots con aspecto de mujer te recuerdan a cualquiera de las bellezas de locales como el Putas Bcn.

En este caso, queremos hablar de Samantha, la robot sexual creada por el ingeniero catalán Sergi Santos, que se hizo especialmente famosa por contar con la posibilidad de llegar al orgasmo si su amante era capaz de excitarla hasta el punto requerido.

Santos continúa tratando de dotar a su creación de un aspecto y comportamiento cada vez más humanos. De hecho, no podemos negar que Samantha va adquiriendo más humanidad cada vez, dado que, en esta ocasión, hemos podido saber que su satisfacción sexual va a depender, en gran medida, de cómo la trate su pareja.

Al parecer, dentro de muy poco, contará con un código moral con el que podrán definir si la están tratando bien o mal, y esto afectará a su libido. Es decir, que la excitación y la respuesta sexual del androide irán en función al trato que reciba y al comportamiento de su amante.

De este modo, se pretende contribuir a una sociedad más sana, con un mejor sexo. Así, el sector contará con la oportunidad de desmarcarse de aquellos que lo acusaban del riesgo de convertirse en un foco de maltratadores y abusadores sexuales que deseaban hacerse con una robot con aspecto de mujer con tal de hacerles lo que “la sociedad no permite”.

Samantha se dio a conocer en todo el mundo gracias a ser el primer robot sexual capaz de llegar al orgasmo, aunque también ayudó el hecho de que su aspecto sea tan similar al de una mujer real. De hecho, su creador asegura que la piel sintética utilizada tiene un suave tacto que podría pasar, perfectamente, por la aterciopelada piel de un ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *