consejos dar masajes eroticos

Consejos para dar un buen masaje erótico

¿Alguna vez has pensado en iniciarte en el noble arte de los masajes eróticos? ¿Los has probado alguna vez? Se trata de una práctica que te encantará probar en tus propias carnes, pero que también te satisfará a la hora de realizárselo a otra persona, dado que te hace sentir con el poder suficiente para otorgar placer a otra persona.

Por ello, aquí te traemos algunos consejos que te pueden ser de ayuda:

Prepara el ambiente

Una música a tono, unas velas aromáticas, decoración romántica o sensual… Decora tal y como creas que tu pareja se va a poner a cien más fácilmente. Si os va el rollo sado, tal vez prefieras optar por aquí en lugar de llenarlo todo de flores.

En cuanto a la música, debería empezar por algo relajado, dado que el masaje erótico es lento, avanza despacio, se regala en todos los sentidos…

Puedes optar por una playlist que empiece sosegada y que vaya subiendo el ritmo.

Piensa y actúa

No toques por tocar; sé consciente del masaje que estás realizando. Puedes darle especial atención al cuello u los hombros, zonas donde la tensión se suele acumular en mayor proporción. Intenta hacer un mapa con tus manos y seguirlo en tu trayecto.

Empieza por abajo

Puedes empezar por los pies, de manera circular; seguir entre el arco y el metatarso, continuar hasta las piernas, por detrás de las rodillas… Luego, con las yemas de los dedos, ve bajando y subiendo, presionando con el pulgar para abrir sus piernas con cuidado.

Suavemente…

Si quieres mejorar el deslizamiento de tus manos y añadir un toque más sensual al masaje, te recomendamos que utilices aceites aromáticos o de bebé. Los podrás encontrar en distintos olores y sabores, por lo que la experiencia quedará mejorada.

Reconoce los puntos delicados

Tendrás que evitar algunos puntos en los que es muy fácil causar dolor al ejercer presión, por poca que sea. Por ejemplo, los laterales de la columna, el abdomen y el pecho.

Llega al nacimiento de sus genitales

Puedes dibujar un triángulo con los dedos antes de llegar a los mismos, subir hacia el ombligo, abrir las manos y masajear la zona… Si quieres seguir jugando a su alrededor o darle placer en su zona íntima, ya queda a tu elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *