relatos eroticos

Adicta al sexo y a las plataformas online

Relato erótico No Comment

Internet está al alcance de muchos y todo tipo de temáticas y contenidos te puedes encontrar, y el más buscado de todos es el porno y el sexo. Pero…  Yo iba siempre mucho más allá, no me conformaba tan solo con verlo, sino que quería vivirlo.

Todos los días a las 23.30 de la noche encendía mi portátil que disponía de una cámara potente y me comenzaba a masturbar para que otras personas, como yo lo hacía antes, me vieran como disfrutaba del sexo manual que yo misma me ofrecía.

Cuando ponía el on air y  estaba en directo mientras yo misma me penetraba con mi falo vibrador de color rosa, y gemía, mis seguidores más cachondos se ponían y solicitaban una sesión exclusiva conmigo para tener sexo online.

La parte que más me gustaba era cuando entrabamos en otra sala virtual y uno y otro comenzaba a sentirse muy muy calientes, tanto que teníamos la necesidad de saciarnos una y otra vez con sexo, sexo y más sexo. Yo me tocaba pezones, decía cosas muy sucias, ya mí me encantaba ver como la otra persona se tocaba. Si era un tío me gustaba ver como se corría y su semen salía disparado por todos los lados. En cambio si era una chica, me gustaba ver como su vagina iba segregando los fluidos de una buena masturbación con dedos o cualquier tipo de juguete erótico.

Fueron pasando los días hasta que necesitaba más. Uno de los chicos con los que me tocaba en internet vivía muy cerca  y le invité a mi casa para follar descontroladamente y que otros nos vieran.

En la plataforma de sexo se hacía llamar bigpollin y la verdad  que su avatar lo dijo todo. Llegó a mi casa con una erección de infarto, y nada más llegar lo primero que hice fue arrodillarme y empecé a comérsela para que se corriera en mi cara y después volvérsela a comer  y follarnos locamente…

¡Dios como me gustan cada vez más estos polvazos!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *