Escort a tiempo parcial en Barcelona

lumis-barcelona

Me encanta vivir en Barcelona porque encuentro a muchas chicas que son como yo. Están locas y les encantan las aventuras y no dudan tanto en disfrutar del buen sexo, sea a la hora que sea. Trabajo como escort y mi trabajo hace que tenga mucho sexo, lo que no hace que se quiten mis ganas de seguir teniéndolo una vez acabo, ya que es un trabajo parcial.

Me gusta tener cuando no estoy trabajando sexo salvaje con mi novio, pero también llevarme a mi casa a amigas cuando no está él y follar con alguna o con varias, no puedo evitar que me provoque un morbo tremendo.

No me gusta negarme a mis propios instintos, es más me gusta seguirlos. Soy de esas personas que piensan que hay que disfrutar de la vida y que si la otra persona no se entera uno puede pasarlo muy, pero que muy bien.

Mi novio por ejemplo sabe que soy escort, pero desconoce que tengo una novia, también escort en Barcelona, llamada Simona, con ella he coincidido en varias agencias para ganar dinero extra e hicimos amistad, tanta como para llevar todo eso a un nivel más alto.

La idea de tener dos parejas sexuales además de mi trabajo sé que a muchas personas les sonará perverso, pero soy demasiado bisexual como para no disfrutar de lo que me pueden ofrecer los dos sexos.

Alguno pensará si he tenido sexo bisexual estando mi novio presente y la verdad es que sí, pero no terminó demasiado bien, ya que se quedó dando vueltas a la cabeza a lo mucho que gozaba mientras me comía la otra amiga.

Como no quiero hacerle sufrir, prefiero ir por libre y pasármelo bien. Sucede que como mi trabajo de escort me hace estar sobre todo con hombres en un 95%, cuando salgo lo que tengo ganas es de tener buen sexo con alguna mujer, más de una vez termino con mi novia o cuando está de viaje con alguna compañera de la agencia.

El sexo me encanta y hace ya mucho tiempo que soy consciente que no puedo estar sin tener algún tipo de sexo a diario. Soy afortunada y tengo encima un trabajo donde no estoy muchas horas y gano bien, la vida perfecta, aunque también pago mis estudios porque sé que un día esto se acaba y de algo tiene uno que vivir, pero la mejor vida sin duda, es la sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *