Lo que muchas escort sueñan

estort-bacelona

Soy una escort profesional y mi mejor amigo Gerard volvía con un compañero de Dubai. Me dijo que era un chico muy tímido y que quería que le “despertase”.  A un buen amigo no le puedes decir que no. Así que fui a por ellos al aeropuerto y me las ingenié para quedar con él el día siguiente.

Al final quedamos para comer, él era muy tímido, pero ciertamente atractivo, por lo que no era un trabajo duro de hacer e incluso aunque era un cliente que me proporcionaba un amigo, no puedo negar que tanta timidez me ponía cachonda. Cosa algo cierto pero increíble para una escort en Barcelona.

Una de las veces, como estábamos sentados en unos taburetes dejé que cuando se me calló “sin queriendo” el tenedor viera mi tanga blanco de encaje con todo mi sexo húmedo, me aseguré de que lo viera y todavía recuerdo esa mirada lasciva.

Hablando de todo un poco me dijo que le encantaba Soundarden, mi banda favorita y que me sirvió de señuelo, ya que le dije que tenía un álbum del Badmotorfinger firmado por Chris Cornell. Le animé a que viniese a mi casa para verlo y otros tesoros.

En el camino fui notando como poco a poco se abría e iba hablando con más facilidad, sobre todo cuando lo hacíamos de música o cine. Era un buen chico que en su infancia y juventud no tuvo mucha suerte y eso quizás le hicieron ser tímido.

Pero ahora era un hombre de éxito que solo necesitaba un empujoncito. Entramos en mi casa y le enseñé el disco y otras joyas como ediciones especiales de Hole, Smashing Pumpkins o de Sonic Youth. Aproveché para jugar a las adivinanzas con él yo le tapaba los ojos y el adivinaba la canción y el disco que le ponía.

De 12 que le puse acertó 11, salvo el del disco de TAD acertó todos. Cuando acabó le dije que eso merecía un premio y vaya que si lo tuvo, le empecé a besar y no pude evitar bajarle los pantalones y hacerle sexo oral hasta que terminó corriéndose dentro de mi boca.

Tenía el chico tanto deseo que pude darle otros dos orgasmos aquella tarde y algunos más para mí que soy pluriorgásmica. Un muy buen rato, de esos que una disfruta como escort, donde haces tu trabajo y encima ayudas a una persona a soltarse la melena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *