relatos eroticos

El rol del escort masculino

Relato erótico No Comment

La prostitución masculina, a pesar de no ser ya ninguna novedad, se sigue considerando erróneamente como un fenómeno residual de nuestra sociedad. Y nada más lejos de la realidad, ya que encuestas recientes revelan que 1 de cada 4 mujeres estaría dispuesta a contratar los servicios sexuales de un profesional. Y es que no debe pensarse que el tradicional gigoló encuentra su público más amplio entre otros hombres: las mujeres también saben lo que quieren.

Generalmente, se ha asociado la prostitución femenina a un rol de cliente masculino. A menudo se considera que el hombre que contrata a una escort femenina está de alguna manera sometiéndola a su dominación. Esta es una idea que, si bien por desgracia es cierta en alguno caso, muchas prostitutas rechazan como propiedad intrínseca de su profesión, ya que dicen dedicarse a ella libremente y por decisión propia. Pero, ¿qué pasa cuando es el hombre el que ofrece su cuerpo y la mujer quien paga por disfrutar de su compañía?

 

Relaciones no tan diferentes

Suele decirse que los hombres buscan sexo, mientras que la mujeres van en busca del amor. Se dice a veces de las relaciones personales, pero siempre de los clientes de escorts. Los escorts masculinos confirman que este estereotipo parece cumplirse entre sus clientes femeninas, quienes no sólo acuden a ellos en busca de sexo sino también de una cita, algo de afecto y sobre todo alguien que las atienda y escuche. Pero, en realidad, escorts femeninas de larga trayectoria señalan que esto  también es así entre muchos de sus clientes masculinos, que buscan conversación, consuelo y desahogo.

De hecho, para muchos el secreto del éxito de una buena escort en Madrid se encuentra en la capacidad que tenga de mostrar interés por lo que los clientes cuentas, de escucharles y hacerlos sentir valorados, aunque sea un interés impostado. Pero aún y así, se da por supuesto que esta habilidad es de más importancia entre los escorts masculinos, y por ello sus servicios son bastante más caros y los procesos de selección, mucho más duros.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *